• Cristina Marcén

UN CAFÉ CON… EVA LLORENTE.

20 años de trayectoria profesional dan para mucho, por eso nos tomamos este café, aunque bien merecen dos, con Eva Llorente, responsable de Comunicación y Marketing y participante de la segunda edición de SUMA.


Comenzamos esta sección con Eva, creadora de contenido digital para diversas publicaciones impresas y digitales de distintos sectores, tecnología, farmacéutico, logística, entre otros, pero, como buena profesional del baile clásico que fue, se mueve con especial pasión entre las bambalinas de la cultura como el cine, baile y espectáculo. Hablamos con ella de vocaciones tempranas, formación, cultura y la importancia que tiene adaptarse a los cambios, algo en lo que ella es toda una experta.


Muchas gracias Eva, es un privilegio comenzar contigo esta sección. ¿Qué valoración haces de tus 20 años de trayectoria profesional como editora de una revista de cine?

Una experiencia única. Cuando comencé a editar Cine2000 no sabía mucho de cine, ni de maquetación… ni de nada en realidad. ¡Con esa edad se tiene más ilusión que conocimiento! Acaba de licenciarme en Ciencias de la Información, en la rama de Publicidad y Relaciones Públicas y mis grandes pasiones eran la danza, el arte, el cine y la escritura. La cultura, en definitiva. Crear una editorial fue la mejor manera que se me ocurrió para canalizar todo ello. Primero nació Aula2000, un periódico a imagen y semejanza de la, por aquel entonces, famosísima Gaceta Universitaria, luego Cine2000, y más tarde Game Over y Cool Madrid. He disfrutado escribiendo en todas ellas y conociendo a pequeñas y grandes figuras del mundo de la cultura y de la actualidad, como Kevin Costner, Harrison Ford, Morgan Freeman, Hugh Grant, Javier Bardem y Penélope Cruz, Carmen Maura, Vicente Aranda, Alejandro Amenábar, Concha Velasco y un larguísimo etcétera. La valoración de estos veinte años sólo puede ser positiva.



¿Qué es lo que busca el público en una revista de cine y cómo ofrecéis esa propuesta de valor?

Es difícil porque ahora la gente lee lo que quiere leer. Es decir, hay mucha información sobre un mismo tema y si nos gusta algo nos molesta que alguien nos diga lo contrario. Se respeta, pero no se consume. Yo persigo la excelencia, ofrecer un contenido de calidad, independientemente de su extensión. Incluso un tweet puede transmitir mucha información. Tenemos una lengua muy rica en matices y cada palabra puede tener un gran significado, solo hay que buscar la adecuada para cada mensaje.


¿Cuál ha sido el mayor cambio que ha vivido la industria del cine en estos años y cómo lo habéis comunicado desde las editoriales?


La mayor transformación ha sido técnica. Los cineastas con la implementación de cámaras digitales y técnicas de animación y efectos. En este sentido el papel de la prensa y de los medios de comunicación en general ha sido el de transmisor de información. Los directores y la gente del cine nos lo contaban y nosotros lo transmitíamos a los lectores. Pero luego ha habido otra gran transformación que los editores hemos vivido en silencio. En el año 2002 el material que se proporcionaba a la prensa eran imágenes impresas en papel fotográfico, diapositivas en algunos casos, y un dossier de prensa impreso. ¡Muchas convocatorias llegaban por fax! Ahora que lo pienso me da la risa… Había que escanear las fotos, digitalizarlas… Todo era muy rústico. Luego llegaron los CD. Nos enviaban un cd con todo el material, incluidos tráilers o clips de video. Finalmente llegó el salto a Internet y tuvimos a un solo clic todo el material en los formatos idóneos. Ahora da gusto. Todo se hace mucho más rápido, incluida la impresión. Las rotativas pasaron a la historia. Si me apuras, hasta la prensa escrita. Los medios de comunicación basamos ahora nuestras estrategias en el entorno digital: webs, redes sociales.


¿Cuáles son los retos a los que crees que se enfrenta la industria cinematográfica?

Creo que sigue los pasos de la música. Cuando el auge del streaming tumbó la venta de discos parecía que el mundo se acababa. El sector se tambaleó y mucha gente perdió su trabajo y su modo de vida, pero la música no desapareció. Cobraron importancia los directos y la edición en formato físico se ajustó a la demanda. Con el cine está sucediendo lo mismo. Antes de la pandemia ya habían cerrado muchos cines. Cada vez hay menos en el centro de las ciudades. La gente prefiere ver las películas en casa. Pero eso no significa que no vaya al cine. Simplemente ha bajado la frecuencia. Habrá que reajustar oferta y demanda.


Hablamos de un público fiel, pero ¿Crees que los gustos del público también han evolucionado?

Es posible, sí, el público adulto puede que haya evolucionado ligeramente en sus gustos. El mayor cambio, eso sí, está en las nuevas generaciones. Como en los años 20 del siglo pasado, los jóvenes son los que acometen la mayor revolución y nos empujan al cambio. Por entonces, comenzaron a fabricarse automóviles, las mujeres se rebelaron y comenzaron a llevar el pelo corto, la ropa suelta, a votar, trabajar… a tener voz. El baile también sufrió una revolución con el charlestón. Fue una época de grandes cambios. En este siglo también se están produciendo muchos cambios. La revolución digital es pasado y presente, no es nueva. Todavía nos queda mucho por ver. En general los jóvenes consumen muchas series y blockbusters, pero también hay un mercado importante de cine independiente y de autor, y de animación, quizás el género que más transformación está viviendo como consecuencia de los adelantos tecnológicos.


Qué consejo le darías a una persona que quiere dedicarse profesionalmente al periodismo cultural /edición de medios. ¿En qué tiene que centrar su formación?

Mi consejo es que escriba de aquello que conozca bien y que no quiera abarcar mucho. Creo que la tendencia apunta hacia la especialización. Debería buscar una formación que le permitiera especializarse en algo muy concreto.


Hablamos de la gestión y coordinación de equipos, algo en lo que tienes mucha experiencia. Dices que se siente una afortunada porque siempre has tenido la suerte de saberte rodear de un excelente equipo humano y profesional. ¿Podrías darnos alguna clave?

Hay muchos candidatos con la misma formación y en igualdad de condiciones la clave es el carácter y la personalidad. El candidato se va a incorporar a un equipo, a un puzzle, y debe encajar. Valoro mucho la empatía, el compañerismo, y esa humildad que hace más grandes a los grandes. Como Rafa Nadal, por ejemplo. Quiero un gran profesional en mi equipo, pero no me vale cualquiera, quiero a una buena persona a mi lado, abogo por el espíritu de equipo.


Comenzaste con una carrera como bailarina de ballet clásico. ¿Qué habilidades desarrollaste que te han acompañado a lo largo de tu carrera como profesional de la comunicación y marketing?

Constancia, disciplina, autocrítica, sensibilidad, confianza, observación… ¡Y podría seguir enumerando! El ballet moldea el cuerpo, pero sobre todo la mente. Si te detienes a pensar te darás cuenta de que lo importante está en el interior. Las emociones, el arte, parte del corazón, y la técnica parte de la cabeza. Todas estas herramientas me han ayudado profundamente en mi trabajo, así como en mi vida personal. Diría que la más importante es la constancia. Si he llegado hasta aquí ha sido gracias a ello. Y parece mentira que ya hayan pasado veinte años. Veinte años escribiendo de cine, música, teatro, danza… Ha sido y es una gran satisfacción.




Enhorabuena Eva, hace un año que has publicado tu primer libro, una guía de ballet para niñas, que se vende en varias librerías nacionales además de página web: www.evallorente.com ¿Cómo ha sido la experiencia?

Ha sido una experiencia maravillosa. Me está proporcionando mucha felicidad y mucha satisfacción. Mis primeros pasos de ballet es la fusión de tres de mis grandes pasiones: el ballet, escribir y dibujar. He disfrutado mucho escribiéndolo, realizando todas las ilustraciones, editándolo, distribuyéndolo en librerías y promocionándolo en redes y en ferias, como la reciente Feria del Libro de San Sebastián de los Reyes, donde he estado firmando ejemplares. Además, me ha permitido contribuir a algo tan importante como la divulgación y difusión de la danza, tan necesaria.



Por último… ¿Con qué compañera SUMA te gustaría tomarte un café y qué pregunta te gustaría hacerle?

Con todas y cada una de ellas. Me siento muy afortunada de haber compartido experiencias con ellas a lo largo del programa SUMA. Pero si tengo que decir un nombre, elijo a Mila Miranda (https://www.linkedin.com/in/milamiranda/) . Me gustaría conocer más detalles de su trayectoria profesional y saber cuál ha sido la clave para reactivarla.

Muchas gracias Cristina y a SUMA Talento.

Eva Llorente (https://www.linkedin.com/in/eva-llorente/)


59 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo